ASI SOY

Díscolo demasiadas veces, intento suplirlo con ciertas rachas en ser competitivo y eficiente, teniendo un estilo muy sevillano. Siguiendo con el carácter de mi tierra, se me da tan bien ser despreocupado, como responsable, aunque me aplique más en lo primero. Sin embargo, mi disconformidad, provoca que no me gusten los límites, y me aplico en que se superen, tanto los míos, como los sociales. A veces de modo alocado, otras, responsablemente (creo).

jueves, 5 de mayo de 2011

LA PUERTA DE SAN FERNANDO (PUERTAS DE SEVILLA)

La fotografía de la izquierda es una maqueta de lo que fué la Puerta San Fernando, la otra fotografia es un montaje de como quedaría actualemnte si aún existiese.

    Popularmente se le conoció como Puerta Nueva, su construcción data de 1760 y su situación era en la actual calle San Fernando, (también conocida como calle Nueva o calle San Carlos) al final de la misma, a la altura de actual bar Oriza, donde acaba los jardines de Murillo y las murallas del Alcázar, siendo demolida en Septiembre de 1868 tras los acontecimientos revolucionarios.


 Al objeto de construir esta puerta, se edifica una torre, copia exacta de otra ya existente, y entre ambas queda construida una nueva entrada a la ciudad. Esta puerta, a diferencia de las otras ya existentes, no toma el nombre con referencia a situación geográfica o comercial. Se construyó para dar servicio a la ciudad y a la fabrica de tabaco.

       Borcht va a construir un "arco triunfal" de un vano reforzado formalmente por columnas dóricas. El lenguaje utilizado es similar en todos sus aspectos: apilastrados que corren detrás de las medias columnas, almohadillados, placas, frisos, balaustrada superior maciza y jarrones responden a los mismos temas lingüísticos del edificio principal, que también ser verán repetidos en los alzados de las viviendas que se construirían.

       La puerta, colocada entre dos altas torres paralelepipédicas, aumentaba su importancia a la vez que rectificaba el límite simbólico de la ciudad hasta ahora medieval en este punto.

      La situación de las torres, cuya distancia mínima entre ambas era de 8 metros, es algo atípica, ya, que al contrario de la estética, no estaban parraleras sino que giradas unos 45º.

Serva Labari

Nota.- Fuentes consultadas web alma mater de la Universidad de Sevilla. Fotografias extraidas desde la misma web

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada